Expertos en Adopción

La Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, respecto a la adopción nacional e internacional, introduce la exigencia del requisito de idoneidad de los adoptantes, que debe ser apreciado por la entidad pública, y regula meritoriamente la adopción internacional.

 La adopción en nuestra legislación esta pensada para proporcionar una familia a niños o niña que carecen de ella. Es una medida de protección a la infancia que se ha establecido para garantizar el derecho que todos los niños tienen: crecer en una familia.

 Sin embargo, incorporar un niño a una familia mediante la adopción conlleva muchas satisfacciones, pero también ciertas dificultades, especialmente en los casos de adopción de menores con necesidades especiales. Constituye un largo proceso en el que se atraviesan diferentes momentos: planteamiento sobre la posibilidad de adoptar, recabar y recibir información, formular el ofrecimiento, prepararse y recibir formación sobre la adopción, obtener la declaración de idoneidad, permanecer a la espera de asignación del niño/a, el encuentro con el menor, la adaptación inicial del niño/a y su posterior integración y desarrollo en la familia… Cada uno de estos momentos viene acompañado de ciertas dudas, temores y dificultades que pueden ocasionar una fuente importante de malestar o estrés a las personas que desean adoptar.

La preparación y formación de las familias que desean tener un hijo a través de la adopción, es un proceso fundamental y necesario que va a permitirles confrontar sus motivaciones y expectativas frente a este deseo.

 Nuestro equipo de Codex Ourense, cuenta con profesionales en el ámbito de la clínica y de la mediación. El objetivo fundamental es preparar a los adoptantes para hacer frente a los retos de la adopción (la llegada y los primeros momentos, la comunicación sobre adopción, claves para entender algunas conductas difíciles y para responder adecuadamente ante ellas, características de las adopciones de niños mayores o grupos de hermanos, etc.).

Atendemos típicamente tres tipos de demandas:

  • Adaptación psicológica del niño/a a su nueva familia. Posibles problemas de adaptación familiar, escolar y social, dificultades en el establecimiento de vínculos afectivos (apego), trastornos emocionales, problemas de la alimentación, trastornos de conducta (desobediencia, negativismo, agresividad…), trastornos del lenguaje, etc. En estos casos, la intervención precoz es fundamental para procurar el buen ajuste familiar.
  • Asesoramiento ante determinadas situaciones o problemas (por ejemplo, en relación con pautas educativas).
  • Trabajo terapéutico sobre el sistema familiar, con el objetivo de avanzar en el vínculo y la creación de una base segura.